Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

jueves, 10 de enero de 2019

💖La gabardina


         






        Al salir de casa, al enfrentar el día a día, el sonreír, ser feliz o decir “Estoy bien” nunca ha sido fácil. Una maestra en mi formación de normalista recuerdo que nos decía “Una buena educadora nunca lleva sus problemas al trabajo, todos traemos una gabardina de problemas sobre nuestros hombros, misma que debemos dejar colgada en el cerco de la escuela, no debemos nunca entrar con ella…”     Así lo creo y así lo he hecho.

        Más eso no quiere decir que sea sencillo.

        Cierta noche salía de impartir un curso y decidí ir a tomar un café quizás una copa,  bajé del auto sólo con mi poemario y llegué a un bello  y tradicional Restaurante donde puedes cenar, tomar de un café o pasar al bar. Me sentía agotada, desanimada, había sido una dura jornada, en esos momentos en que la soledad y la lucha diaria con la cotidianidad te llega al alma.

-¿Maestra María...?
-¿Marcos? Hola…
-Hola maestra no estaba seguro si era usted
-Pues aquí estoy
-Mucho gusto en verla maestra, nos vemos
-si Marcos, nos vemos.

        Y después del besito de saludo  Marcos se despidió para unirse a con sus amigos mientras yo continuaba escribiendo en mi poemario y tomando de mi café. Momentos después  regresó, a él lo conocía de un curso-taller que había impartido meses atrás  y sentándose a mi lado me dijo:

-Maestra, disculpe mi impertinencia ¿Se encuentra bien?
-Sí, estoy bien
-Es que la veo muy triste y  usted es  tan alegre…. ¿En verdad está bien?
-Lo estoy sólo que he recogido mi Gabardina
-¿Cómo?
-Recordarás que  alguna vez les dije que un maestro nunca debe traer sus problemas a clase, ése traje se queda en el cerco, lo que no les comenté es que al salir, volvemos a ponérnoslo…Son nuestras cosas, ésas muy nuestras que no tenemos derecho a llevar al aula…
-Y si olvidamos su gabardina ¿Y si la tiramos al suelo maestra?
-¿Cómo?
-Vengase con nosotros, ¡Acompáñenos..!!!

       Yo, dude por un momento…Pero también pensé que NADA ES COINCIDENCIA, TODO ES DIOSIDENCIA…Y me dejé llevar, comprobando que cada día aprendes de algo o de alguien, quizás era necesario olvidar, me despojaron del poemario conduciéndome  al área del bar, la pasamos increíble riendo , bailando y así… mientras   mi cuerpo seguía el ritmo de los timbales, ésa pesada gabardina caía al piso liberando mi pesar.   ¡Oh,Felicidad…!!!

        A partir de ahí de vez en cuando tiro  la gabardina, pese al frío del desconsuelo, a la lluvia o tempestad, recobro bríos y cuando la tomo sé que será para sacar abrigo y no ser presa de sus castigos cautivos.

         Yo no sé cómo debe llevarse un traje, sólo sé que   después de tantas caídas mi vista ha fijado la dicha  en otras formas, trato de ser  feliz dándole valor a las pequeñas cosas, saborear de un rico café en compañía de mi mejor amiga o sola con mi melancolía, contemplar un atardecer, a la orilla de la carretera, recordando algún viejo y bello querer, trabajando con mis ángeles mientras sus risa y mejillas sonrosadas me dicen que hay futuro, que hay alegría y vuelvo a seguir adelante de manera esperanzada. Manteniendo la pasión en suave calma… mientras cada noche destiendo mis sábanas.

     La felicidad no es fugitiva, quizás sólo debemos de vez en cuando dejar en  el perchero la  gabardina, para darle impulso a nuestra vida y que su peso, sus hilvanes no se lleven, entre sus tejidos nuestras alegrías…!!!


FELICIDAD

Felicidad es contemplar la vida
amando de los niños su inocencia,
es sentir que hasta el aire que respiras
¡Te contagia de dicha con su esencia…!!!

Es creer que los juegos del destino
abrillantan momentos pasajeros
y los ríos, las flores, los caminos
son tu causa, la cuna del empeño.

Felicidad es amar divinamente
en silencio y aún después de la traición
es entrega total en un instante
contemplar en tu palma un corazón.

Es sentirte poeta y sembrador
sin buscar encontrar lo que has sembrado,
¡Es sentir la presencia del Señor
cuando te hayas errante y derrotado…!!!

Es tener la ilusión, la valentía
de enfrentar nuevos retos por vencer
la esperanza de ver llegar el día
en que puedan tu sueños florecer.

Felicidad es vivir con la certeza
de que somos del  mundo la gloriosa
esencia, indescifrable, de  la rosa.











sábado, 5 de enero de 2019

💖Tu inolvidable amor - Poema




 Porque hay amores que llegan, no para quedarse, sino para llenar tu alma de inspiración.



TU INOLVIDABLE AMOR

Es la miel de tus labios el encanto
que me trae las delicias de tu amor
ese néctar de dicha y desencanto
que me envuelve en candente  resplandor.


Cuanto ansío las tardes a tu lado
el suspiro de un joven corazón
tu mirada de loco enamorado
y mi mente sumida en la pasión.


Han pasado los días y los meses
y la espera se vuelve interminable
un amor cuya miel cae y florece
como un río profundo, interminable.


Es curioso tu amor, esa conquista
que ha hilvanado mi vida de poesía
es curioso el venir de nuestros días
un recuerdo rebelde que domina.


Han pasado aventuras y desvelos
que han querido borrar aquel ayer
pero es tanto el amor, tantos anhelos
no se borran tan fácil, por querer.


💖

Te he buscado quizás inútilmente
y atormenta una idea mi corazón
que tal vez hoy te encuentres junto a alguien
y ha borrado de tu alma mi ilusión.


Elegante señor de mis amores
de mirada tan bella como el mar
¿Dónde se hallan ahora los fulgores
de este sueño de versos de cristal?


Elegante señor de mis felices,
deliciosos momentos de placer
caballero de aquellos días tan grises
que volvieron de nuevo a florecer.


Hoy busqué recordar la melodía
que entonaras otrora para mí
escuchando en aquella lejanía
nuestras risas, ¡creyendo ser feliz…!!


Han pasado las rimas y el otoño
trae los años como no imaginé
junto al mar, en la espera del retorno
siempre ansiosa al regreso del ayer.


Cuánto amor has sembrado en mi camino
cuántos sueños lograste despertar
solamente a los juegos del destino
no logramos, querido, dominar.


Han pasado abriles junto a mayos
cada año me trae la Navidad
el recuerdo de ese rostro adorado
que me anima con fuerza a continuar.


Es difícil vivir sin tu presencia
cuando el alma te busca por doquier
es difícil saber que nuestra esencia
se ha quedado estancado en un “no sé”.


A lo lejos pareces un recuerdo
siempre vivo animándome a seguir
pues deseo pensar que aunque sea ajeno
este amor es la luz de mi existir.


Tantas tardes, tantos alegres días
en que fuimos sembrando una ilusión
no me basta el respiro de una  vida
para anidar en mi alma tanto amor.


Han pasado la tinta y el papel
tantos versos al mar, a tu fragancia
pero nunca he olvidado del ayer
la pasión de tu ser en la distancia.


Elegante señor  ¡Cuánto me has dado!
quizás tú sin saberlo descubriste
en mi ser el elixir de un versado
universo de musas y violines.


Tal vez te halles atado a otro cariño
¡Aunque siento en tus cartas tanto amor!
no me queda más que seguir el ritmo
de esta vida que lleva tu fulgor.


Han pasado el poema y el festín
y yo sigo anhelando ese regreso
como cada diciembre, cada abril
abrigando en tus cartas mis ensueños.


Elegante señor ¡Dios te bendiga!
porque diste a mi vida una ilusión
y se llenan mis horas y mis días
con la magia, divina, de aquél
tu inolvidable amor.




viernes, 4 de enero de 2019

💖Los presentimientos de mi padre - Ella...Y yo

       




         En ese tiempo mis padres estaban felices, tenían una hija que no sólo  llevaba su carrera como maestra educadora con éxito, sino que además se realizaría como cantante, si, en serio, se les veía felices. Fueron tiempos muy bellos, de nuevos comienzos.  
          Esa mañana íbamos en mi auto, mi padre me había pedido que lo llevara a un asunto, no me dijo cual, pero de súbito me pidió que parara el auto, me tenía que decir algo, algo importante.

-Hija, necesito que hablemos.
-Dime papá…
-Hace muchos años, mucho antes de conocer a tu madre, tuve una relación con una mujer, ahora al parecer ser  tengo una hija-Soltó su última palabra entre risa y nerviosismo.
-Oh, papá…es…no sé qué decir.
-Seguro estás decepcionada de mi.

-No, nunca papá-No podía ver el rostro de mi padre, aparentemente veía hacia afuera de la ventanilla del auto, estábamos frente a un parque, varios niños jugaban y supuse que su mirada estaba en ellos, quizás su mirada sí, pero su pensamiento no.
-Me han dicho donde vive, quiero ir a conocerla, ¿Me llevarías?
-Claro que si papá… ¿Ahora mismo?
-Si hija, ahora mismo.

      Mientras conducía rumbo al domicilio que me diera mi padre muchos pensamientos llegaban a mi mente.

Una hija… ¿Cómo sería?  Honestamente tuve celos, zozobra, inseguridad… Seguro tendrían muchas cosas que hablar y mi padre, ¿La querría más que a mí? Finalmente aunque no se hubieran conocido ella si era su hija de sangre…rápidamente esa nube gris de  nostalgia, inseguridad  y  tristeza  se posó sobre de mí y sentí… una silenciosa tristeza, trataba de contestar la conversación de mi padre pero sentía que en cualquier momento echaría a llorar, me desplacé rápidamente así que pronto llegamos a nuestro destino.

   Aunque él me invitó a que lo acompañara decidí quedarme en el auto y fingí revisar mi portafolio porque no podía ni siquiera sostenerle la mirada. Mi padre aún con todo y  su bastón llegó rápidamente a lo que era una cuartería, tan pronto vi que entró respiré hondo.

      Me sentía tan culpable por no compartir con él la alegría y emoción por conocer a su hija. Sin embargo, nada de lo que creí  que sucedería ocurrió, los gritos de una mujer me trajeron al presente.

-Lárguese de aquí, no quiero verlo nunca... ¿Me escucha? ¡Nunca…!!

     Papá se acercaba hacia mí, muy despacio, el sombrero ocultaba su pena pero su cuerpo, el caminar cansado, denotaban su derrota, entonces me dejé ir hacia la puerta de la cuartería donde había entrado la mujer y mandando a volar toda mi esmerada educación le grité:

-¿Qué te pasa?  ¿Por qué le gritas así?-Pero la mujer había dado el portazo ignorándome-¡Sal de ahí para enseñarte como se trata a un padre…!!!
    
     Entonces la mujer se volvió, ambas nos miramos fijamente
al mismo que tiempo mi padre se volteó hacia mi y con su voz entrecortada me suplicó:
-No hija, no…Llévame de aquí, vayámonos…-Con su mano temblorosa se aferraba a la mía. 

    Me retiré con mi padre, lo conduje hasta el asiento y me dolió el alma escuchar un gran suspiro al arrancar el auto.    No le dije nada, era demasiado su dolor y temía también por su salud ya algo afectada de unos años atrás.

     Unas calles antes de llegar a casa detuve el auto y él habló
-Su madre le ha mentido hija, tiene mucho rencor hacia mí, pero yo no sabía de su existencia…tu sabes hija que de haberlo sabido la habría reconocido.
-LO SE papá
-Su madre la envenenó en mi contra, con todo lo que le dijo no me extraña que me odie.
-Dale tiempo papá y perdóname…por gritarle…me encendí de coraje, jamás permitiré que nadie te falte al respeto papá, cuando la vida termine de golpearla recordará todo esto y sabrá lo que ha perdido. Porque eres un padre maravilloso…tanto, que tuve celos de perderte.

      Entonces mi padre, con sus ojos llorosos y su voz entrecortada me habló:

-No…no, eso nunca sucederá…Eres MI HIJA, me has dado tanta felicidad, siempre estaré a tu lado y aun cuando Dios me llame a su reino… de todas formas, estaré contigo.

     Entonces, bajé del auto, abrí su puerta y llena de emoción y un dulce dolor me abracé a él.
-Papá…
-Hija, mi hija…mía

     Minutos después, llegábamos a casa, sin la nube gris, mi alma radiante y esperanzada.

-Me preocupa tu madre-Me dijo- tengo que decirle, se molestará.
-Seguro que si-Yo reía-Sucederá eso y te hará cientos de preguntas-el rostro de mi padre estaba consternado-Pero papá, lo que no fue en nuestro año, no es en nuestro daño. Eso sucedió mucho antes de que mamá y tú se encontraran, aún no sabías que conocerías a una mujer con una pequeñita de cinco años y que te enamorarías perdidamente de ellas.   Además al final de todo lo que pueda decirte mi madre, cuando le cuentes como nos corrieron al igual que yo le dará gusto saber que no tendrá que compartirte con nadie.

                         Entonces mi padre se soltó riendo.





    Y es que no todos los hombres son verdugos o tiranos,también hay hombres,dulces,nobles,extraordinarios,que sufren, que lloran ante maléficas tiranas que usan el amor de sus hijos como la más certera de sus armas. Mas lo que no entendemos por soberbia,la vida misma se encarga de enseñarlo, a golpes de piedra.
                          










     Años después Fanny buscó a papá,casi en el ocaso de su vida y lloró lagrimas de sangre ante su partida, tengo un recuerdo de ella ese día, recuerdo su llanto, inclinada sobre el féretro gritando "Perdóname papá, perdóname" demasiado tarde,él... ya no la escucharía.