Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 25 de septiembre de 2018

💖El canto de la sirena





¿Sabes? Algo que llama mucho mi atención cuando imparto alguna clase o curso sobre los valores es ver la incredulidad que se tiene hacia un futuro promisorio. Cuando digo a las madres de familia, “Hay que preparar a nuestros niños con valores sólidos pues no sabemos si alguno de ellos, tendrá un puesto en el Senado  o llegue a ser Presidente de la República..”
Entonces veo, risas de incredulidad y les pregunto,con el sentimiento de decepción agolpado en mi ser :
"¿Porque lo dudan? Porque no creen en que sus hijos puedan llegar a estar en la Silla Presidencial…”  Entonces, les cuento la historia de alguien que renunció a su trabajo por ejercer sus valores y vivir con la frente en alto. Resguardando la vida propia y la de su familia.
   Humberto, fue contador por  varios años del Palacio Municipal de mi Ciudad, hombre intachable en función de su labor, descubrió un desfalco millonario realizado por su jefe inmediato, cuando se presentó ante él reportándole su investigación su jefe le dijo “mañana hablamos, ve a descansar hombre”.

     Al día siguiente cuando mi amigo se presentó a su trabajo su jefe lo recibió con un portafolio, el cual le abrió,en el interior del maletín estaban varios centenarios, joyas y pacas de dinero en dólares
-Esto es por tu silencio-le dijo su jefe-No digas  nada, ajusta todo, eres muy inteligente, sabrás hacerlo …Y habrá mucho más…
   Entonces mi amigo le respondió
-No, señor, ejercer mi trabajo ya tiene un sueldo.
-¿Tienes familia Humberto?
       Mi amigo, sabiendo todo lo que implicaba esa pregunta  y el haber rechazado el soborno fue que decidió presentar su renuncia. Su jefe, pensando en que sería puesto en evidencia lo boletinó para que no fuera aceptado ni empleado en ninguna oficina del Gobierno.
       Humberto ,como contador,es un eminencia en su área, sin embargo el haber sostenido en pie sus valores le cerró muchas puertas, debido a la falta de trabajo, se dedicó a lavar los autos de las afueras de las oficinas de Gobierno, a quienes en otro tiempo fueran sus compañeros de trabajo y así con toda su humildad siguió su vida.

     Cuando su hijo terminó la preparatoria sin mas  ni mas, decidió no seguir estudiando y  a la pregunta de PORQUE, lleno de decepción respondía PARA QUE ESTUDIAR,PARA TERMINAR DE “LAVA-COCHES” COMO PAPÁ?. Entonces mientras su padre bajaba la cabeza hubo alguien que le contó la historia y su hijo entonces reconoció el gran padre que tenía.

     Humberto abrió un negocio en su casa en el que  le va muy bien. Pudo haber sido diferente, aceptado la corrupción y vender su moral, pero ¿A qué precio?

     En cambio ahora puede ver a su hijo a los ojos y caminar con la frente en alto porque sus valores abrigan su vida.
  La vida, un inmenso mar, nuestra vida un pequeño navío…Así es como la concibo. Con días de mar embravecido  en los que pareciera que nuestro barco se va  a la deriva, otras noches, nos mece suavemente, con  quietud silenciosa, bajo un cielo  tapizado de estrellas y otros días bajo el  candente sol, surcamos  imponentes  de sus mares.



    
 Mas siempre te he dicho que al navegar no estamos exentos de recibir sabotajes al alma o como en el caso de Humberto, ser tentados al oido por el canto de la sirena, la decisión es nuestra. Lo  que puedo decirte es que sólo con fe y convicción podremos seguir este viaje y no habrá oscuridad que no podamos surcar.


    





Este es un caso verdadero y he tenido el permiso de quien lo vivió  para narrarlo



martes, 18 de septiembre de 2018

💖El amor en tiempos difíciles

    


       Sé que te he hablado poco de mi madre, será que recordar lo que vivió y sufrió por mí me cuesta demasiado, desnudar tu  alma o corazón no es sencillo cuando hay cosas que aún recordarlas te duele y te cargan de melancolía.

      Mi madre sufrió mucho desde su embarazo. Mi padre biológico la abandonó embarazada. Vivió los señalamientos de una familia conservadora que la cuestionada y recriminada por haber “fracasado” como mujer, por no haber sabido “elegir” un buen marido.

     Después cuando yo nací, fue aún más duro, con una niña en brazos trabajando donde podía por conseguirme una lata de leche, fue una mujer muy bella pero digna, integra, eligió el camino del trabajo y el sacrificio.

      Eran tiempos  de agua y aire porque eso era lo único que se llevaba al estómago para asegurar mi bienestar. Mas nunca perdió su fe en ese su cansado andar.

      Luego cuando casi la vence la vida aceptó  volver al  rancho de la abuela, el cual era inmenso…En el último rincón de la hacienda, los tíos le prestaron un cuarto con lo básico y  ahí estábamos las dos. Un rancho lleno de prosperidad pero en donde no se perdonaba el “fracasar”.

       Eran Tiempos en que cuando  mi madre sabía que los tíos o la abuela iban a ver como estábamos, por consejo de una amiga, horas antes ponía a coser agua con ajo para que creyeran acabábamos de comer un rico caldo.

      Tiempos en  que me aleccionaba diciéndome…”No pidas nada a la abuela, ni a nadie”  y como te he dicho  antes fui una niña inteligente y aprendí desde entonces en que hay un lugar en nuestra mente donde podemos guardar los secretos grandes y pequeños.
     
      Recuerdo una tarde en el receso de la Escuela dos hombres se acercaron al cerco llamándome
-Nena…María…

      Yo  me acerqué pues al fin niña era muy curiosa.

-María, soy primo hermano  de tu padre, hemos venido de parte de él

  Recuerdo  que  les respondí
-No , mi papá murió- Y diciéndoles eso corrí a mi salón.

        Cuando mamá llegó a por mí a la salida los hombres se acercaron a ella.

-¿Cómo estás Esther…? Eres  muy atractiva, que imbécil fue mi primo al dejarte. Venimos a conocer a la niña.

-Sí, cinco años después lo han recordado, no los necesitamos váyanse y déjennos en paz
-Toma, es un cheque…Te ayudará.

         Entonces mi madre tomó el cheque y frente de ellos lo rompió en pedazos alejándome a toda prisa de ahí.
        Esa noche cenamos lo que habíamos desayunado y comido…Avena con chocolate.

         Mi madre fue una mujer muy inteligente, con el don de la curación,una mujer de fe,  excelente madre y ama  de casa, aún ahora al paso de los años conserva los rasgos de su atractivo, pudo haber elegido otro camino pero decidió tomar  el más duro, el menos sencillo y gracias a que conservó su integridad y nobleza, gracias a su valentía Dios le envió un hombre bueno que la llenó de amor, que le dio su nombre, su vida y todo cuanto en este mundo construyó. 
    
        Si, a veces pasamos  tiempos difíciles, por uno u otro motivo, pero la decisión siempre está en nosotros ¿Hacia dónde vamos?  el camino más fácil…Es solo un espejismo, una trampa que si no ves con claridad te llevará al vacío.  

        En tiempos difíciles hay que hacer  de  nuestro camino, una senda de  trabajo, pasión, ilusiones, y amor a lo divino.
         Y como no mencionarte a mi padre, que cuando yo tenía un mal día  me decía “Hija ¡Tú quieres  sólo  lo dulce…!!! La vida es un huerto…Toma también   de las frutas amarguitas, así disfrutarás  la dulzura  de tus favoritas”   Y como siempre, mucha razón tenía mi padre.  


        RESPLANDECÍA

Muy a pesar del desamor y la traición
muy a pesar de que sintiera naufragar
¡Seguía su ritmo un corazón de  tempestad.!

 ¡Resplandecía…en medio de la mar!!

Frágil  navío, perdido sin timón
entre momentos de alegrías y de pesares
¡Seguía  su ritmo  el corazón de mis  cantares….!

¡Resplandecía...en medio de la mar!








martes, 11 de septiembre de 2018

💖En el nombre del amor

      





       Cuando mis padres se casaron yo fui exageradamente cuidada y protegida. Religiosamente me llevaban y recogían de la Escuela, de   los ensayos del coro de la iglesia. Y recuerdo que al llegar por mí me veían y abrazaban como si hubiese llegado de un  largo viaje. En cambio Lía, mi compañera y amiguita del coro, era una niña con mayor libertad, a quienes sus padres la dejaban ir sola  a la Iglesia. Hasta que una tarde, después de los ensayos ya  no regresó a casa.

              La familia de Lía  estaba devastada y ofreció una misa al cielo pues ni siquiera tenían una tumba donde rezarle. Después de la misa, algunos amigos y familiares se quedaron en casa haciéndoles compañía y ahí, esa lúgubre, trágica y dolorosa  noche,   se hizo presente el asesino. Nadie lo sabía, sólo Carita, la hermanita de Lía de sólo seis años al acercarse al hombre  y ver su brazo le dijo:
-¡Tú sabes dónde está mi hermana…!!!

       Anselmo palideció y todos voltearon a ver a la niña quien insistió:
-Esa mordida que tienes en  tu mano es de Lía
        Nadie creyó en Carita, como podrían creer que el mejor amigo de su padre, el divertido y gentil Anselmo  podría  ser  el asesino infernal que violara, matara y quemara a una pequeñita ¡De sólo ocho años…!!!  …… 

      Lía, según él mismo narró  le había mordido en el brazo en su inútil lucha por escapar. El día de la misa la pequeña estaba cautiva, viva, pero nadie creyó en Carita….
       Cuando días después se encontraron los restos del   cuerpo de Lía intervino el FBI y en menos de 24 horas encontraron al asesino:
         Anselmo, el mejor amigo, casi un hermano del padre, que en el nombre del amor que la niña le tenía, le había hablado, le había abierto las puertas de su casa para nunca más dejarla salir.

        Si, en el nombre del amor, de ése sentimiento sublime se han cometido injusticias, crímenes…Y los más atroces  sucesos de este  mundo.

       Será por lo que viví en mi primera infancia, será por lo que me tocó presenciar a mis apenas siete años con la desaparecida y dulce Lía que soy muy sensible a todo cuanto se relaciona con los niños.

        A veces decimos que todo está predestinado, pero…No he podido dejar de pensar, que si alguien hubiese escuchado a Carita….Quizás, Lía se habría salvado.

       Los tiempos han cambiado, pero hay actitudes que siguen latentes, como la incredulidad ante los niños y peor aún, a veces no sólo no les creemos, sino que además les enseñamos a mentir…A decir “Diles que no estoy”  “Diles que estoy enferma”   “Diles que luego les hablo”  Y en el nombre del amor hacia sus padres  el niño todo hace y todo dice. 

       ¡Debemos creer..!!!  Y  si el niño por algún motivo miente debemos volver  a creer en él, que no le quede la menor duda de cuanto lo amamos y que siempre podrá confiar en nosotros .Lamentablemente hay muchos Anselmos, no permitamos que más Lías desaparezcan. ¡Que el amor ,ese divino sentimiento no sólo sea un nombre, sino la fuerza, el escudo que las proteja…!!!




DESPERTARES (fragmento)

Un anhelo de vida es mi mensaje
una súplica ardiente mi deseo
de los campos el clárido paisaje
la risa de los niños en mis sueños.

Hoy en silencio la esperanza anida
el hombre ajeno de su fe se aleja
al noble corazón se les lastima
¡Y nadie escucha su constante queja!

Que al fin florezca ese sentir cautivo
busca afanoso la ilusión amada
aunque es largo y difícil el camino
¡No desistas hermano en la jornada…!!!




El suceso de Lía fue algo que estremeció al pueblo,muchos hechos sucedieron ante su desaparición,hace tiempo que una amiga me había pedido relatar su historia pero  no había tenido las fuerza suficiente para hacerlo,por respeto a  su memoria he cambiado su nombre real.

martes, 4 de septiembre de 2018

💖Desandando el camino



En estos días  he recordado mucho mi  niñez.      

     Mi primer infancia en el rancho de la abuela fue bastante dura para una niña de apenas cuatro años…Había semanas que tenia que quedarme con ellos pues a mi madre tan sólo al verla conmigo en brazos le negaban el trabajo, también  fueron tiempos muy difíciles para ella, de modo que obligada por  las circunstancias cuando lograba conseguir un trabajo yo quedaba a cargo de la abuela.     
Mis tíos fueron muy duros conmigo. Para ellos  el que mi madre hubiese sido abandonada embarazada era el más grande  de los pecados. En aquellos días mis peores horas eran las de la cena. Mi tío Genaro me hacía sentar  junto a él sobre un enorme cojín pues era muy pequeñita y no alcanzaba la mesa, y ay  de mi si  tiraba la comida o derramaba alguna gota de agua.   
  
      Hacía que la abuela me sirviera una gran taza de café bien caliente para que aprendiera como “debía” de  tomarse un café  sin quemarme y  ay de mi si me quejaba, mas mi tía Conchita siempre estaba al pendiente, recuerdo en una ocasión en que tiré el café y de inmediato mi tía corrió a abrazarme y alisando mis trenzas al frente, viéndome con sus grandes ojos castaños, me bajó a prisa mientras limpiaba la mesa reprendiéndome.
-Mira nomas Coyito ( diminutivo que le daban al nombre de Socorrito mi segundo nombre) ¡Hay que ser más cuidadosa niña..!!
    
Mas  me regañaba tan dulcemente que ahora que lo pienso creo que era  para evitar el regaño de mi tío que incluía varios cintarazos. Varias ocasiones me salvó de su grueso cinto. De niña siempre creí que no me querían y en mi soledad de solo cuatro años me preguntaba PORQUÉ…Soñaba con que una mañana aparecería mi padre para rescatarme  y muchas noches mientras me creían dormida unía mis manos  y en silencio hacía  una oración a Dios para que papá llegara, pero no, mi padre biológico nunca apareció…. Pero a mis cinco años Dios me  mandó un hombre maravilloso y de ahí todo cambió. Él se casó con mamá y ya no permitió que nadie que no fuera mi madre me tocara o reprendiera.   

     Quisiera decirte que al paso de los años mis tíos cambiaron su trato conmigo, pero  no, esta no es una película americana, no fue así, siempre me vieron como si no fuese parte de la familia y no los juzgo, sólo ellos sabían sus motivos, creo a su modo  trataban de educarme. No lo se.  
    
Lo que ahora si se es que muchas veces como adultos damos por  sentado que los niños comprenden  que cuanto hacemos es por su bien pero no siempre es así. Hay tantos  sentimientos con lo que nos quedamos dentro. Es por eso necesario que al termino del día el niño, haya pasado lo que haya pasado debe tener la seguridad de ser amado, debe recibir su caricia y beso de buenas noches, debe recibir amor. No debemos dejar que vayan a la cama tristes o inseguros. No tenemos derecho a eso.    

     


      Creo que los tiempos duros que viví en mi primera infancia me hacen mucho más sensible a lo que viven los niños.  
  
En una ocasión en que hablaba con una madre de familia de su niño, le comentaba que necesitaba su apoyo pues el pequeño no prestaba atención, recalcándole que no lo castigara, que lo motivara de alguna manera y yo haría  lo mismo en el aula, recuerdo que la señora me  contestó:
-Y como no va a hacer tremendo, si lo trae en la sangre, su padre es cuate y es el MALO.
     Por acá se dice  que cuando nacen dos niños “cuates” (que vienen siendo como gemelos pero no tan parecidos y pueden a diferencia de los  gemelos ser de diferentes  sexo) acá se cree que uno de ellos representa el BIEN y el otro el MAL y que el “cuate malo” tiene el poder de hacer daño. Es algo que etiqueta a los pequeños y les decreta de alguna manera su futuro.        

Para mi lo triste no fue su respuesta, sino el hecho de que el niño escuchó cuando lo decía. Mi trabajo no es sencillo, porque es difícil en cuatro horas de enseñanza combatir con muchos problemas de casa. Se me hace un nudo en la garganta ver llegar niños cargados de tristeza en su mirada, pequeñas desaliñadas de la mano de madres meticulosamente arregladas. No, no es fácil pero se combate con dosis de amor y enseñanza cada mañana, aunque pocos valoren la jornada. Más en la actualidad en que la docencia es duramente atacada y criticada.    
      
Mas como mi padre decía cuando éramos atacados por nuestros ideales NO PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO, PERO SI “NUESTRO”  MUNDO y se que él no me formó para quedarme callada sino para difundir nuestros ideales sobre los niños, los desprotegidos  y un mundo mejor, se que un día marcharé, todos lo haremos pero nuestros ideales, ésos  son inmortales y deben ir más allá de los convencionalismos, los egoísmos, las riñas de casa, los ideales deben ir incluso más allá de nosotros mismos.        




       Tengo la  certeza de los niños  son ángeles que deberán en algún momento de guiar nuestra humanidad, luchemos pues por darles los valores que cimienten su  felicidad que fortalezca sus alas. Para que en ese camino, si lo necesita, pueda volar.Este blog no es sólo sobre ése amor que catapulta tu ser de pasión o amores no correspondidos o sobre ELLOS y ELLAS, no este blog también es sobre el amor más puro del mundo, el amor de un niño. Entre el actuar bien o mal   se debate nuestro destino pero podemos hacerlo, créemelo si te lo digo. Se puede  luchar por nuestra felicidad y si acaso fallamos, desandar y reanudar nuevamente el camino.





FELICIDAD

Felicidad es contemplar la vida
amando de los niños su inocencia,
es sentir que hasta el aire que respiras
te contagia de dicha con su esencia.


Es creer que los juegos del destino
abrillantan momentos pasajeros
y los ríos, las flores, los caminos
son tu causa, la cuna del empeño.


Felicidad es amar divinamente
en silencio y aún después de la traición
es entrega total en un instante
contemplar en tu palma un corazón.


Es sentirte poeta y sembrador
sin buscar encontrar lo que has sembrado,
es sentir la presencia del Señor
cuando te hayas errante y derrotado.


Es tener la ilusión, la valentía
de enfrentar nuevos retos por vencer
la esperanza de ver llegar el día
en que puedan tu sueños florecer.


Felicidad es vivir con la certeza
de que somos del  mundo la gloriosa
esencia, indescifrable, de  la rosa. 

Autora: