Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 10 de abril de 2018

💖Incorruptible

    


    En la vida y en el amor no todo es gloria e infierno,por fortuna hay otros amores que hilvanan esta muchas veces ajetreada humanidad. Te hablo del amor platónico, ese amor que te llena de ilusión pero que en tu interior sabes que no irá a más pero tampoco quieres dejarlo pasar.

     Un amor que no podrás tener, pero que tampoco lo quieres perder. No se si me explique, es, ése amor que sabes que no será para ti, pero tampoco quieres dejarlo partir. Egoísmo? quizás si. Ernesto llegó a mi vida cuando más errante y derrotada me sentía, sin mi padre, a solas,tratando de salir adelante, busqué un lugar donde refugiarme. Otros tiempos,otros lugares.

      Particularmente esa tarde mi amigo estaba muy pensativo,habían dado la alerta de  una venta de droga, la denuncia había sido echa por la esposa del traficante, cuando llegaron al domicilio, el hombre,sospechando la traición   estaba golpeando a su mujer, los compañeros de Ernesto tuvieron que detenerlo porque  casi lo mataba a golpes, pero todo eso no le dejaba mucha tranquilidad. Ernesto era un policía incorruptible.

-Siento que tu trabajo sea tan duro- Le dije

-Al infeliz no le quedarán ganas de volver a golpear a una mujer, sino me lo quitan lo mato.

-Bueno, pero cumpliste con tu deber.

-Si María, pero a cuantos jóvenes no logró enyerbar ya con su maldita droga?discúlpame, no hablemos ya de eso, cuéntame de tu trabajo, cómo te ha ido?Necesito olvidar este mal trago. 

       Después de esa platica, pasó mas de una semana sin recibir la visita de mi amigo. Algo inquieta fui a la comandancia a preguntar por él. No me dieron buenas noticias. Ernesto había sido atropellado por un auto a gran velocidad, al parecer, según comentaban sus compañeros se trataba de una  venganza por el ultimo operativo que había realizado.






    Tan pronto como pude fui a  buscarlo,su madre apenas y abrió la puerta.

-No quiere ver a nadie maestra.

-No,señora,seguro no sabe que soy yo,dígale que

-Lo sabe, pero no quiere ver a nadie, mi hijo ha quedado invalido, nunca mas podrá volver a  caminar.  
La señora cerró la puerta dejándome enmudecida con la  noticia. Pero cuando de amor o amistad verdadera se trata,siempre,siempre hay que dar la pelea.


        De regreso a casa , desvanecidas las lagrimas,saqué mis cuentos,mis dibujos y comencé a  trabajar en ellos,la imagen de Ernesto no se apartaba de mi mente.
Al día siguiente con mis notas y dibujos en mano,falté al trabajo y fui nuevamente casa de Ernesto, su madre, no parecía sorprendida de verme.


-Buenos días señora, ya se que Ernesto no quiere ver...a nadie pero él es mi amigo ,déjeme pasar, si después de verlo él me rechaza le prometo no regresar.

Su madre aceptó y entré.

   Ernesto se encontraba en la parte trasera, en el jardín,ni siquiera percibió mi presencia, pero, al tocar sus hombros pude sentir su tensión y un agudo cuchillo de dolor atravesó mi corazón, me senté frente a él,pero su mirada era indescriptible,era... como si mi amigo se hubiera ido. 



Permanecí un silencio,miles de palabras iban y venían a mi mente,pero solo balbuceé:

-Hola

Y después de una larga pausa,continué:



-Recuerdo aquella tarde en que andabas dando tu rondín y llegaste para ver como me encontraba, hacia unos meses que había fallecido papá, yo, me sentía tan triste, te habías salido del trabajo para acompañarme, no hallabas que hacer para animarme,me propusiste que jugáramos a DE QUE TIENES MUCHAS GANAS y no me dejaste en paz hasta que te dije:

-Quisiera ver bailar a un "striper" 
Y tú  bailaste para mi. Cuando fue tu turno me dijiste que no me haría mal decir algunas groserías,me dijiste:
-Si,tengo muchas ganas de escucharte decir groserías.

Y me hiciste gritar malas palabras,me decías,grita,anda, dilas....Ajajajajaja...hasta la vecina Bertha llegó a preguntarme si todo estaba bien porque creyó que estábamos peleando...Nunca en mi vida había dicho tantas groserías y me había sentido tan bien. Nunca olvidaré eso, como tampoco que cuando mi padre vivía y discutía con mi hermanos, si él te llamaba dejabas lo que estuvieras haciendo para llevarlo a conmigo. Ernesto, déjame corresponder a lo mucho que me has dado, no me apartes de ti.



-No quiero tu lastima.

-Eso jamas, mira te he traído algo, es un cuento, se titula EL POLICÍA-Entonces comencé a narrárselo, como lo hacia con mis alumnos, como si le hablara a un niño. Al terminar, mi amigo, aquél de mirada adorable, volvió.

-Tú lo escribiste?

-Si

-Me gusta, también los...dibujos

-Ernesto, eres el mejor policía que he conocido, Cuando empecé a escribir los cuentos sobre las profesiones, lo hice pensando en que hay valores que se deben fomentar en los niños, para que en un futuro ejerzan con verdadera profesión su vocación,como lo has hecho tú. Si esto progresa,si logro,con mis cuentos sembrar en los niños el amor a su profesión, habrá muchos Ernestos, ejerciendo con lealtad y honradez. Eres mi mejor amigo, anoche me la pasé escribiendo y dibujando este cuento, inspirado en ti.

-Lo lograrás,triunfaras con tus cuentos

-Si eso sucede,te quiero a mi lado,querrán conocer al policía que los inspiró.


   Mi amigo sonreía tímidamente, hay momentos en que no se necesitan de muchas palabras, tomó mi mano y la llevó  a sus labios, luego gritó:
-Madre, ven a ver lo que me ha regalado María..!!



     Empezaba el invierno, pero la calidez del momento nos entibió,ese tarde me quedé con él hasta caída la noche mientras su madre nos hacia de cenar llena de entusiasmo. 






     La fortaleza de Ernesto fue y es  una inmensa prueba de valentía, no maldecía reclamando al cielo "Porqué a mi?", tampoco se mostraba arrepentido de haber cumplido cabalmente con su deber, le preocupaba causarme lastima, pero aún así, ancladas sus piernas a una silla de ruedas, aquella tarde al sonreírme y abrazarnos, pude sentir hasta donde una amistad puede sacudir tu alma y llenarte de luz.
     Cuando veo a mis alumnitos vestidos de policías, cuando logro una exitosa actividad el recuerdo de mi amigo invade mi corazón, sé, que al igual que Ernesto hay muchos policías leales a su profesión ,por ello mi intención de fomentar los valores vocacionales, el mal sigue avanzando, debemos preparar a nuestros mejores soldados.


      Ahora lo sabes,mis presentimientos,no es sólo hablarte de mi, sino de mis amigos y amigas... ELLOS y ELLAS,son el eje fundamental de estas letras.




         En estos últimos meses, mi trabajo en la Fundación que presido ha logrado muchos e importantes avances, es un proyecto con el que estoy muy comprometida y donde promuevo en los niños los valores vocacionales de los diferentes oficios y/o profesiones más comunes de nuestro entorno, El policía es uno de ellos. Si no has tenido la oportunidad de verlo te invito a hacerlo.



In memoriam de E.L.

martes, 3 de abril de 2018

💖Corazón sombrío




          Dicen  que no todo lo que brilla es oro y  hay algo de razón en ello…creo que gran parte de la sociedad se deja llevar por las apariencias y…a veces, las apariencias engañan.
       Si de algo puedo sentirme orgullosa es de contar con amigas y amigos que aunque tienen un nivel de solida economía y visten de finas prendas,  no se dejan llevar por las apariencias, que no discriminan, que son sencillos y no presumen de vivir en la opulencia.
       Hace unos días me reuní con un amigo,Luís, es diseñador gráfico, de los mejores, corrijo, el mejor para mí. Si lo ves en la calle y eres prejuicioso no creerás en su talento pues viste extremadamente gótico, es silencioso, envuelto en un halo de  prendas oscuras y gafas también oscuras, con una mochila de Goku a cuestas, si te lo encuentras, no querrías  tenerlo cerca.
      Sin embargo, es un hombre muy noble, inteligente y talentoso.
      Cuando nos encontramos él venía caminando por la acera, pude percatarme que un oficial motociclista lo seguía de cerca, justo en ese momento me aproxime saludándolo con un beso en la mejilla, el oficial bajó de su moto pidiéndole que se detuviera para revisarlo.
-No traigo nada...-le había dicho mi amigo extendiendo sus brazos a los lados, pero el oficial ya estaba abriendo su mochila, no había nada, ni siquiera cigarrillos, sólo un grueso libro de dibujo, folders, todo eso que él usa para dibujar.
-Que sucede oficial? Algún problema?
      Sin embargo antes de que el oficial me contestara llegó César, otro amigo mío, el dueño del local de donde íbamos a reunirnos, vestido como un dandi se acercó sonriente, saludando a mi gótico amigo, palmeando su espalda, el oficial al ver la familiaridad con que un hombre de talla impecable nos saludaba, cerró la mochila y acomodándose el caso se despidió.
-Vete con cuidado le dijo – Con cuidado debería de  andar él pensé en decirle yo.
      Esa mañana me sentí algo indignada por la actitud del oficial pero a la vez muy orgullosa de César, él no conocía a mi amigo Luis, era la primera que lo veía pero tuvo la inteligencia y audacia de comprender la situación que se estaba dando y actuar de manera determinante. Abrazándolo como si fuesen amigos de toda la vida. Dándole la solidez que su presencia impecable proyectaba. Hay mensajes subliminales, ése lenguaje "no verbal" que puede dar un apoyo a favor o en contra. 
       Me pregunto, ¿Cuántos jóvenes no son detenidos, enjuiciados, tan sólo por su vestimenta o actitud…? muchos, si, cada día más. 



     Hace días leía una frase “No hay un solo corazón que valga la pena” Y me llené de desolación, esa frase me entristeció, no sé en qué se habrán inspirado, pero no podemos ir proclamando mensajes desalentadores….No se puede seguir por ese camino.  
    Recuerdo que en una ocasión uno de los detractores de mi padre le dijo:
Usted no va a cambiar al mundo….Mi padre le respondió: “El tuyo no, pero si puedo cambiar el mio” Si, mi viejo era muy audaz cuando se trataba de poner a cada quien en su sitio. 

    Creo que lo que vuelve al mundo más conflictivo es la actitud de jueces ante lo que no nos gusta y el abuso de autoridad que sobrepasa lo permitido.
    Pero sea que nos guste o no corazones góticos, de roca o divinos, todos merecen la oportunidad de ser queridos. 








   Aunque tengo autorización para decir los nombres de mis amigos he decidido cambiarlos por respeto a sus vidas.