Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 21 de abril de 2020

💖Los presentimientos de mi padre - Yo soy su hija💖


      Lo que más recuerdo de papá son esos momentos en que más me demostró su amor. Cuando me hizo sentir su verdadera hija.

          En los últimos días que precedieron su partida, antes de entrar al coma, cuando aún podía hablar recibió la visita de una mujer.


          Ésa noche yo no dormía, solo descansaba mi vista. Pude escuchar el taconeo de  unas  zapatillas llegar junto a la cama de papá, No sé por qué pero permanecí acostada. Un escalofrió recorría mi ser. Mientras un  mal presentimiento se agitaba en  mi pecho.


-José Moreno, mira nomas como estás, creo es lo que mereces.
-Si lo merezco y mi Padre Dios así lo desea con gusto lo acepto, cómo estas Rosa.
-Me dijeron que estabas muriendo y vengo a decirte que espero dejes amparadas a las dos hijas que te di.
-Mi vieja y mi Socorrito,en mi nombre, se harán cargo de todo lo mío cuando ya no esté. No te preocupes por ello.
-¿Tu Socorrito?  Si mal no recuerdo, ella es hija de tu mujer no tuya, no puede ser que hagas más por ella que por tu sangre...!!


                   La llegada de la enfermera tocando mi hombro los hizo callar.


-Señorita, toca el medicamento a su padre. Me pidió le avisara para dárselo usted misma.
-Sí, gracias y poniéndome de pie me acerqué a papá para darle su medicina, la mujer me observaba hasta que habló:
-Así que tú eres.

                          Papá palidecía, sentí su zozobra  y respondí:

-Sí, yo soy su hija…. ¿Quieres algo más padre? Agua…. ¿Estás bien?
-Si hija.

                   Los dos nos veíamos y casi habíamos olvidado a la mujer que me recorría con una  mirada llena de desprecio, hasta que ella sentándose me dijo:

-Estoy muy cansada ¿Podrías desabrocharme las zapatillas…?


      Entonces, pude percibir el sobresalto de mi padre, era obvio que la mujer trataba de provocarme. Yo me incliné… y me hinqué… desabrochándole su fino calzado.

-Puede recostarse en la cama de junto si lo desea-Le dije
-Lo que quiero es un café-Respondió con arrogancia.
-Enseguida lo traigo, no tardaré  papá.


                 Minutos después llegué con el café pero la  mujer ya no estaba


-¿Que pasó papá?
-La corrí. Nadie podrá humillarte mientras yo viva…Le pedí a la enfermera que le prohíba la entrada.
-Pero, es la madre de tus hijas
-Tú también eres mi hija...!!!  Y sé que cuando parta de este mundo si alguna de ellas te necesita, aunque no lo merezca  le tenderás la mano, estoy tranquilo, no soporté verte de rodillas, fue una provocación, una humillación….Fue maldad. Gracias por quererme tanto hija, pero ni siquiera por  mi permitas que te humillen porque no me he partido la vida por sacarte adelante, darte una carrera… ¿Para verte de rodillas….? No, hija. Eso no.  Sé qué harías todo por mí y si algo te he enseñado es la humildad, si, "Agacha la cabeza al saludar, pero no demasiado que te la  pueden cortar…"  


       Ésa noche papá, no sólo me demostró el gran amor que siempre me tuvo también me enseñó cómo debemos imponernos, ante quien solo busca de manera insana, provocarnos dolor. 

         No permitamos que nadie nos empañe el alma. ¡Vivamos de frente, de manera esperanzada la belleza que nos brinda cada mañana...!!! Porque una cosa es caer ante  las circunstancias de la vida y otra muy distinta es dejar que te tumben sin siquiera meter las manos ante la caída.





“A veces las piedras te causan caídas
y sientes perdido ese rayo de sol
que curen los vientos tus alas heridas
¡Se lleven los mares tu llanto y dolor…!!!

Mas nunca el amor abandone tu vida
extiende tus alas a la libertad
en niños cultiva la fe  y valentía
¡Serán los guerreros de la humanidad…!!!”







      Papá era un hombre muy alegre, le gustaba mucho bailar, como a mamá no le gustaba, de niña me tomaba de la mano y me hacía bailar con él...Nunca olvidaré esas fiestas de pueblo donde sacudíamos el polvo bailando al ritmo de la cumbia mexicana o alguna otra alegre canción. Esta imagen me recuerda mucho aquel tiempo. 


TE AMO PAPÁ.


martes, 4 de febrero de 2020

💖Los presentimientos de mi padre - Causas No perdidas💖

         



      Sabes? La vida está llena de ironías, porque mientras de niña me entristecía el abandono de mi padre biológico hoy agradezco que así haya sido, porque Dios me envió un hombre bueno, noble, que me heredó sus ideales y me enseñó los valores que han regido mi vida.

      Desde el momento en que te digo que mi padre  fue un idealista comprenderás que esa vida de lucha no fue nada sencilla. Fundador de Ciudades Perdidas, Ejidos que hoy conforman nuestro Valle. Un hombre líder de los necesitados y que por la misma razón  en más de una vez alguien quiso hacerle daño.

     (En aquellos años, mi padre no sabía que yo lo esperaba y necesitaba, ni que conocería a una  mujer que amaría con toda su alma: mi madre)

       Después de muchos meses de lucha había logrado la fundación y estructuración de un Ejido de más de 300 hectáreas para campesinos que no tenían forma de ganarse el sustento, unas semanas antes de su viaje a la Ciudad para recoger los títulos, estaba en una reunión con el grupo de campesinos, en una humilde casa de ramas de cachanilla*, ultimando los detalles  de su salida. De pronto, antes de abrir su portafolio, algo, quizás un “presentimiento” lo impulso a moverse de la banca en la cual estaba sentado, justo al momento de hacerlo una filosa varilla de fierro atravesó la delgadísima  pared, si mi padre no se hubiese movido, quizás nunca nos hubiera encontrado, ésa varilla iba destinada a perforarlo, todos salieron corriendo, dispuestos  a seguir al atacante mi padre aunque pudo ver de quien se trataba solo les dijo:

-Está bien, déjenlo así. No me ha pasado nada.

      Quince días después, entre gritos de alegría por todos los campesinos papá regresó  a la comunidad ejidal, sabían la buena noticia, que traía consigo los títulos de propiedad, por fin tendrían algo suyo, por fin podrían sembrar sus tierras. Se dio una reunión y cuando mi padre empezó a hacer el pase de lista para entregar los títulos al primero que nombró  fue a quien días antes  había atentado contra su vida, el hombre no podía creerlo y abrazándolo con lágrimas en sus ojos le dijo:

-Perdóname José, pensé que no me tomarías  en cuenta, casi cometo una locura…
El grupo, que había escuchado estaba encolerizado pero mi padre levantando la mano para silenciarlos les dijo:

-Yo sé que él no pertenece al grupo, no ha estado en la lucha como todos ustedes, apenas recién llegó y quizás no les parezca justo pero desde que lo vi pensé en ayudarle por sus hijos, los niños siempre son primero compañeros…Gracias a Dios aquí estamos todos…sus hijos no tienen ninguna culpa…Compañeros, hay que perdonar, hay que liberar, sin vacilación…
      Mucho aprendí de papá, el siempre apostaba por las causas para otros perdidas.
       Lo más bello de esto que acabo de contarte es que no lo supe por mi padre, en una ocasión que asistí a representarlo en una Asamblea Ejidal, alguien dijo que papá había sido un mediocre e ignorante, con el llanto en mi garganta a punto de ahogarme y casi a punto de levantarme escuché un grito detrás de mí que dijo ESO NO ES CIERTO…!!   Era el hijo del hombre que había atentado contra la vida de mi padre, el cual nos narró la historia, que muchos sabían pero algunas veces, la gente olvida.



Glosario:
La cachanilla: es una planta silvestre siempre verde,usada en aquél tiempo,por los primeros pobladores para hacer chozas.



miércoles, 29 de enero de 2020

💖Los Presentimientos de mi padre - Y aquél que volvió💖

       


       Sé que te he hablo mucho de mi padre…No puedo evitarlo…es amor, agradecimiento, si, una enorme gratitud…hasta el último día de mi vida agradeceré su apoyo y  ese amor tan grande que le tuvo a mi madre y a mí.

     En aquél tiempo, se dio una enfermedad que los médicos le llamaron "fuga de cerebros", las personas caían y en ese instante se vertían en una hemorragia falleciendo instantáneamente, pero Dios fue bueno con nosotros y mi padre, cayó desmayado, se le vino la hemorragia pero milagrosamente , aunque estuvo debatiéndose entre la vida y la muerte pudo salvarse…Ante el asombro de los médicos pues quienes habían padecido esa enfermedad no habían vivido para contarlo. Fue su primera cirugía, la primera de varias más que vendrían y yo ni siquiera imaginaba.

     Como siempre fue y ha sido me tocó hacerme cargo de todo. Desde su internación, su convalecencia, pero lo hacía con gusto, feliz de que Dios me hubiera concedido traérmelo de regreso a casa, a Christian, mi pareja,  siempre le habían incomodado los hospitales así que por lo regular andaba sola, pero me sentía fortalecida por su amor y trataba como siempre he hecho, de aceptar a las personas tal como son.
      Saber que me amaba era suficiente para abrirme paso ante las adversidades y derrumbar los muros, que tuvieran  que derrumbarse.

     Sin embargo, en ese tiempo, el destino me tenía preparadas más sorpresas. Mi padre biológico, aquél que me abandonara antes de nacer, había llegado al rancho de la abuela buscando a la hija abandonada.   Cuando recibí el mensaje de que quería conocerme mi primer respuesta fue NO ME INTERESA…pero…luego cambié de opinión quería verlo a la cara y que me dijera ¿Porque?  ¿Porque nos había abandonado? Y finalmente ¿Por qué volvía? No lo necesitábamos…cuando era una bebé y mi madre tenía que luchar por un lata de leche, era cuando lo habíamos necesitado, AHORA ERA MUY TARDE.

     Mi madre no sabía que el ingrato había vuelto, así que yo deseaba saber cuál sería su reacción, ésa noche le pregunté:

“Madre, si ese hombre volviera algún día, sí vuelve… ¿qué le dirías?”

     Mi madre me respondió con esa frase acuñada por las mujeres en mi familia cuando nos negamos a comprender las razones de nuestro corazón, me contestó, NO LO SE, mientras un par de lágrimas rodaban por sus mejillas…La abracé arrepentida y le conté de su regreso…ella me dijo que lo viera, que lo perdonara como ella ya lo había hecho.

     No fue un gran encuentro. No era ese gigante cruel y despiadado que había imaginado  cuando niña. Era un hombre común y corriente, ya entrado en años, económicamente le había ido muy bien, nos saludamos de manera parca y cuando él ya no pudo resistir me dijo ¿PORQUE ERES TAN DISTANTE Y FRÍA CONMIGO? Entonces le contesté:
 - Creo que lo heredé de mi padre muerto.-  Pero al instante de haberlo dicho me arrepentí, muy tarde para evitar ver sus ojos humedecidos por el llanto. Entonces agregué…

-Lo siento, ¿Sabes? Es solo que no puedes pedirme efusividad…eres un completo extraño para mi.
-Está bien, hija  ¿Puedo llamarte hija? Yo…este…cómo está tu madre
-Muy bien, encontró  el mejor padre que pude desear. Nos rescató del abandono…Me ha dado una carrera…Estamos bien.

No necesité preguntarle nada él solo empezó a hablar.

-Tu madre es la única mujer a la que he amado…Cuando me fui a EEUU no sabía que estaba embarazada…allá tuve un accidente que me tuvo  en cama por varios meses… alguien me escribió diciéndome que ella estaba embarazada…yo dudé…me volví loco de celos, pensando que me había engañado…ahora se, al verte, que no fue así.

-Eso no es cierto...!!! Tú sabías muy bien que mamá estaba embarazada, ya no es necesario más mentiras. Que bien que ya reconoces que soy tu hija o quizás necesites una examen médico para comprobarlo.
-No hija perdóname. Aunque sé que no tengo perdón
-Está bien, mira, mi madre me ha enseñado a dar el perdón…pero no me pidas más…me debo  a mi padre. Recién acaba de restablecerse de una operación, pero gracias a Dios se salvó.
-Lo quieres mucho
-Si
    El dolor en sus ojos me dolió pero el amor por el hombre que tenía convaleciendo en casa sanó mi alma y pude tocar su mano y decirle:

-En mi corazón no hay rencor y siempre que me necesites estaré contigo.
Entonces, él agachó su cabeza y al mirarme de nuevo me dijo:
-Veo que has tenido un gran padre.


     Esa fue la única vez en mi vida que conocí y vi a mi padre biológico. Nunca lo procuré no por rencor sino por respeto a mi padre, el que no me engendró pero a quien le debo todo.

    Aquél día, al caer la noche, por un momento me sentí mi madre…y pensé que le diría  a ese hombre que tanto había amado…aquél que me había abandonado a mi suerte, si después de tantos años volviera…Y así nacieron dos poemas "Si vuelves" y "No lo se", sin duda dos de mis poemas favoritos.







NO LO SE

Tal vez me amaste una noche incierta
y al día siguiente me dijiste adiós
tal vez fui todo en la desierta
y nostálgica alborada de tu amor.

Tal vez fui alguien o quizás fui nada
o más bien ni siquiera presentiste
la grandiosa ilusión que me embargaba
por acercarme a ti, por ser tu amada.

No lo sé…   No lo sé
¡Oh, Dios como quisiera comprenderlo...!!
Más no sé si me amaste o fue el deseo
Lo que embriagó tu corazón de hielo.

Solo se,
que te amé hasta el cansancio y sin medida
que si no me diste nada ¡Yo te di mi vida!
y si la ausencia borró de tu mente mi recuerdo y mis caricias,
en mi perduraras día tras día.

Hasta que el corazón cese en su vuelco

y en mí ya no florezca la poesía. 





    Hay quienes dicen "Perdono pero no olvido", yo no se vivir con sentimientos a medias o rencores, en verdad perdono de corazón, simplemente que hay un respeto y lealtad  a quienes han estado a nuestro lado y  no podemos abandonarlos por aquellos que nos condenaron al olvido y que por fin "deciden" volver, que por fin "deciden" que ya somos dignos de estar en sus vidas, llamale venganza o rencor, yo le llamo lealtad a quien en mi caídas, me llenó de amor. 





martes, 28 de enero de 2020

💖Los presentimientos de mi padre - Por un amor tan puro💖

      



         Estos días de invierno me recuerdan aquéllas mañanas de tibio sol….Mi padre estaba restablecido y tan sólo a unas horas de que  lo darían de alta del hospital. Mi madre y yo  siempre nos hemos organizado muy bien cuando de atender enfermos se trata. Ella cuidaba de mi padre por la mañana y en la noche, después de todas mis actividades como luciérnaga llegaba yo.

     Mi madre tiene el don de ganarse el afecto y la simpatía casi de manera instantánea de la gente, es muy platicadora y humana…así que ya había hecho amistad con las enfermeras de la clínica y la encargada de llevar los alimentos le tenía tanto cariño que siempre le llevaba sus comidas y la jefa de enfermeras del turno nocturno, tan estricta y parca como bella me cedía una de las camas del pabellón donde estaba mi padre para que no durmiera en el piso. Y por petición mía me hablaba cada que tenía que suministrársele el medicamento a mi padre pues me gustaba ser yo quien lo hiciera.

      Esa noche mi padre aún estaba despierto

-Hija…mi Socorrito
-¿Cómo estás padre? Veo que muy bien 
-Me preocupa tu cansancio hija
-Y ¿quién te ha dicho que me canso?
-Cuidas de mi toda la noche, casi sin dormir de aquí te vas al trabajo…Luego atender tus estudios, tú casa…es mucho hija…
-No.no es así papá…Me siento muy bien, EN SERIO
-Hija, sabes que recordaba hace un rato
-Que papá
-Cuando fuimos a visitar a Alberto, allá al Ejido
Y solté la carcajada
-Ajajajajaja…

Mi padre complacido de verme reír continuó

-Fue a los primeros meses que me casé con tu madre…en estas fechas de invierno…Tu madre y tú vestían de abrigos rojos…

Entonces… sintiendo una tibieza en mi alma agregué...

-Sí, lo recuerdo…Esa noche el carro se descompuso dejándonos varados a medio camino…mamá y tu decidieron que continuáramos caminando, de rato  viste que venía un auto y le hiciste la parada, pero se fue de largo como un bólido…Cuando llegamos a casa de Alberto se sorprendió al  vernos  y te dijo “José ,qué andas haciendo a estas horas, es muy peligroso, yo venía del pueblo y he pasado un susto.Pero Dios me cuidó….en el camino que se me aparece  un diablo…con su esposa diabla y su hija diablita…Entonces Alberto nos vio a mi madre y a mi vestidas de abrigos rojos y se soltó riendo…” Éramos nosotros que susto le dimos Ajajajajaja...

-Mi padre soltó la carcajada y reíamos sin parar…

    No había cansancio ni  tristeza, todo incluido el aún latente  amor por Cristian se esfumaba ante la tibieza en mi alma,el amor a papá, ése calor  que abrigaba y hacía resplandecer mi corazón.





     Mi vida afectiva no ha sido sencilla,hay días que no son sencillos para nadie,también hay quienes te dicen NO VIVAS DEL PASADO...Pero a mi,hay momentos de mi pasado que impulsan mi vida,que ahuyentan la melancolía y que me recuerdan lo fuerte que soy ante la adversidades de la vida.Y sabes...Lo más glorioso es pese a todo seguir caminando,seguir adelante,aún cuando no haya más camino por andar....Abrirlo,cuando el amor es tan puro,bien vale caminar. 





CAMINAR

Que importa
caminar por el mundo
en soledad sin par
que la gente te juzgue
por no saber amar…

Que importa
otros sueños  esperan
con un nuevo fulgor
camina en paso firme…
¡No temas al dolor!


Que importa
caminar bajo nubes
entre un vendaval…
toma de las tormentas
aires de libertad

Por un amor tan puro
¡Bien vale caminar….!!!









lunes, 27 de enero de 2020

💖Los presentimientos de mi padre - Inconmensurable💖

    





      Hay días en que me pregunto qué habría sido de mi si mi madre no hubiese encontrado a ese buen hombre….Que habría sido de nosotras si él no hubiese llegado. Pero Dios es grande y poderoso y a falta de padre me mandó al mejor hombre. A su mejor guerrero.

        Papá amó infinitamente a mamá.No sólo se enamoró de una mujer,se enamoró de una mujer  desamparada con una nena  de 5 años, la aceptó...a ella y a mí.  Y me arropó como propia.   Mi padre fue un líder social e idealista, ayudó a tanta gente que no alcanzaría a decirte tantos nombres…Desde pequeña, él depositó toda su fe en mí, me heredó sus ideales ,sus enseñanzas y un día, un inolvidable día  hizo de tanta emoción llorar mi corazón.
                                                
     Desde pequeña  siempre lo acompañaba a sus eventos, tenía un carisma y una fuerza en sus discursos que la gente lo seguía y aplaudía con  vehemencia. Yo le admiraba eso, su elocuencia. Y la congruencia que demostraba con sus hechos enamoraba a sus seguidores, mi padre se quitaba el pan para darlo a los demás.  Sin proponérselo se movía en una esfera política de alto rango, aunque nunca  aceptó un puesto político, pues él decía que no se podía ser idealista y cobrar como capitalista  o decirse de izquierda y cobrar con la derecha. Lo que dejó a mi madre fue fruto de muchos años de trabajo.

        Su meta fue hacer de mi una profesionista y así lo hizo.A mis 19 años ya ejercía yo como maestra.

          Una tarde, al término de una de sus asambleas,ante los aplausos y los políticos que se acercaban a felicitarlo, mi padre me entregó el folder que contenía uno de sus brillantes discursos mientras atendía una petición… Fascinada por sus palabras quise leerlas nuevamente, cuál sería mi sorpresa al abrir el folder y ver las hojas en blanco,nuestras miradas se encontraron y ese día supe que mi padre no sabía leer ni escribir. No dijimos nada, salimos del lugar, lo tomé del brazo y con mis manos prendidas a él, le dije…”Te quiero padre…”   Al verlo a los  ojos , mientras salíamos del evento,en su mirada  se veía  lo que parecía una gran tristeza... Entonces llena de orgullo, derramando lagrimas mi corazón ante su  timidez de verse descubierto le dije…”Ni el hombre más letrado mueve los corazones como usted, ni tiene la nobleza de su alma…Dios no pudo enviarme un mejor padre” 
 
      He convivido con personas presumiblemente ricas, que tienen  todo sin faltarles nada, que  han recibido la mejor educación, pero llenos de soberbia, humillan  a los demás creyéndose los Dioses de la tierra.

        He estado en hogares humildes, con piso de tierra, con personas con apenas lo mínimo en su despensa, que por problemas económicos no pudieron seguir en la Escuela y hacer una carrera, pero con una educación y  una nobleza inconmensurable…

    Y es que para ser mejor hombre, mujer o mejor padre, no hay un título o fortuna que  lo  avale, la grandeza e ideales se cultivan en casa, ahí es donde se amalgaman lo valores esenciales que al paso de los años nos volverán fuertes, guerreros    frente a  las  adversidades de la vida,que  pese a  cada caída,se mantienen imperturbables.   








 DENTRO DEL ALMA

 Es mucho lo que se enaltece
De la opulencia, no naciste tú
Demasiado el elogio que se ofrece
Tan solo al que desborda pulcritud.

La mirada se ha vuelto artificial
La conquistan el rostro y la figura…
El corazón se vuelve de metal
Ya no busca del alma su dulzura.

Humanidad ve con tiento
Para lograr distinguir
Entre un bello sentimiento
Y una traición por venir.

Humanidad a los niños
Siempre debes abrigar,
Son la luz  en el camino
Que nos falta por andar.

Es mucho lo que está guardado
Dentro de tu alma  hay una canción
La protesta que no se ha pronunciado
Atada a una pequeña ilusión.

Humanidad… ¡ADELANTE..!!!
El amor es tu motivo
El brillo no hace al diamante
Busca el oro bajo el río.








domingo, 26 de enero de 2020

💖Los presentimientos de mi padre - Ella...Y yo💖

       




       En ese tiempo mis padres estaban felices, tenían una hija que no sólo  llevaba su carrera como maestra educadora con éxito, sino que además se realizaría como cantante, si, en serio, se les veía felices. Fueron tiempos muy bellos, de nuevos comienzos.  

          Esa mañana íbamos en mi auto, mi padre me había pedido que lo llevara a un asunto, no me dijo cual, pero de súbito me pidió que parara el auto, me tenía que decir algo, algo importante.


-Hija, necesito que hablemos.
-Dime papá.
-Hace muchos años, mucho antes de conocer a tu madre, tuve una relación con una mujer, ahora al parecer ser  tengo una hija-Soltó su última palabra entre risa y nerviosismo.
-Oh, papá…es…no sé qué decir.
-Seguro estás decepcionada de mi.
-No, nunca papá-No podía ver el rostro de mi padre, aparentemente veía hacia afuera de la ventanilla del auto, estábamos frente a un parque, varios niños jugaban y supuse que su mirada estaba en ellos, quizás su mirada sí, pero su pensamiento no.
-Me han dicho donde vive, quiero ir a conocerla, ¿Me llevarías?
-Claro que si papá… ¿Ahora mismo?
-Si hija, ahora mismo.



      Mientras conducía rumbo al domicilio que me diera mi padre muchos pensamientos llegaban a mi mente.



     Una hija… ¿Cómo sería?  Honestamente tuve celos, zozobra, inseguridad. Seguro tendrían muchas cosas que hablar y mi padre, ¿La querría más que a mí? Finalmente aunque no se hubieran conocido ella si era su hija de sangre, rápidamente esa nube gris de  nostalgia, inseguridad  y  tristeza  se posó sobre de mí y sentí… una silenciosa tristeza, trataba de contestar la conversación de mi padre pero sentía que en cualquier momento echaría a llorar, me desplacé rápidamente así que pronto llegamos a nuestro destino.



   Aunque él me invitó a que lo acompañara decidí quedarme en el auto y fingí revisar mi portafolio porque no podía ni siquiera sostenerle la mirada. Mi padre aún con todo y  su bastón llegó rápidamente a lo que era una cuartería, tan pronto vi que entró respiré hondo.



      Me sentía tan culpable por no compartir con él la alegría y emoción por conocer a su hija. Sin embargo, nada de lo que creí  que sucedería ocurrió, los gritos de una mujer me trajeron al presente.



-Lárguese de aquí, no quiero verlo nunca... ¿Me escucha? ¡Nunca…!!



     Papá se acercaba hacia mí, muy despacio, el sombrero ocultaba su pena pero su cuerpo, el caminar cansado, denotaban su derrota, entonces me dejé ir hacia la puerta de la cuartería donde había entrado la mujer y mandando a volar toda mi esmerada educación le grité:



-¿Qué te pasa?  ¿Por qué le gritas así?-Pero la mujer había dado el portazo ignorándome-¡Sal de ahí para enseñarte como se trata a un padre…!!!

    

     Entonces la mujer se volvió, ambas nos miramos fijamente.

Al mismo que tiempo mi padre se volteó hacia mi y con su voz entrecortada me suplicó:

-No hija, no…Llévame de aquí, vayámonos…-Con su mano temblorosa se aferraba a la mía. 



    Me retiré con mi padre, lo conduje hasta el asiento y me dolió el alma escuchar un gran suspiro al arrancar el auto.    No le dije nada, era demasiado su dolor y temía también por su salud, ya algo afectada de unos años atrás.


     Unas calles antes de llegar a casa detuve el auto y él habló

-Su madre le ha mentido hija, tiene mucho rencor hacia mí, pero yo no sabía de su existencia…tu sabes hija que de haberlo sabido la habría reconocido.

-LO SE papá

-Su madre la envenenó en mi contra, con todo lo que le dijo no me extraña que me odie.

-Dale tiempo papá y perdóname, por gritarle, me encendí de coraje, jamás permitiré que nadie te falte al respeto papá, cuando la vida termine de golpearla recordará todo esto y sabrá lo que ha perdido. Porque eres un padre maravilloso…tanto, que tuve celos de perderte.



      Entonces mi padre, con sus ojos llorosos y su voz entrecortada me habló:



-No…no, eso nunca sucederá…Eres MI HIJA, me has dado tanta felicidad, siempre estaré a tu lado y aun cuando Dios me llame a su reino… de todas formas, estaré contigo.


     Entonces, bajé del auto, abrí su puerta y llena de emoción y un dulce dolor me abracé a él.

-Papá…
-Hija, mi hija…mía


     Minutos después, llegábamos a casa, sin la nube gris, mi alma radiante y esperanzada.


-Me preocupa tu madre-Me dijo- tengo que decirle, se molestará.

-Seguro que si-Yo reía-Sucederá eso y te hará cientos de preguntas-el rostro de mi padre estaba consternado-Pero papá, lo que no fue en nuestro año, no es en nuestro daño. Eso sucedió mucho antes de que mamá y tú se encontraran, aún no sabías que conocerías a una mujer con una pequeñita de cinco años y que te enamorarías perdidamente de ellas.   Además al final de todo lo que pueda decirte mi madre, cuando le cuentes como nos corrieron al igual que yo le dará gusto saber que no tendrá que compartirte con nadie.



                         Entonces mi padre se soltó riendo. 

  
  





    Y es que no todos los hombres son verdugos o tiranos,también hay hombres,dulces,nobles,extraordinarios,que sufren, que lloran ante maléficas tiranas que usan el amor de sus hijos como la más certera de sus armas. Mas lo que no entendemos por soberbia,la vida misma se encarga de enseñarlo, a golpes de piedra.
                          










     Años después Fanny buscó a papá, casi en el ocaso de su vida y lloró lagrimas de sangre ante su partida, tengo un recuerdo de ella ese día, recuerdo su llanto, inclinada sobre el féretro gritando "Perdóname papá, perdóname" demasiado tarde, él... ya no la escucharía.