Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 3 de diciembre de 2013

💖Soledad

     Cuando inicias una relación, al menos en mi caso, no lo haces deseando fracasar, sino al contrario, buscando la felicidad, hacer feliz al otro porque eso te hace feliz a ti, pero no siempre es así…Que más habría querido yo, no sé por qué tuve que hacer esa reunión, nunca debí realizarla…Pero amaba a Christian y quería compensarlo por las ausencias pasadas a  causa de las enfermedades de mi padre si  hubiera sabido que estaba organizando mi propia derrota, jamás habría hecho esa fiesta, si ya se lo que piensas, que el “hubiera” no existe y tienes razón…Me atormentaba pensando, quién era esa mujer, yo no recordaba haberla invitado, sería la primera vez que se veían? en fin que más daba, se había besado con ella casi en mi propia cara, pues que se quedé con ella pensaba mientras conducía a casa de mi padre…

     Lo más rápido que pude transporté a mis padres al hospital, mi madre y yo esperamos por largas horas en la antesala de urgencias hasta que fuimos llamadas por el Doctor, Mi padre sería llevado de urgencia la quirófano por una operación de próstata, llevaba un dolor intenso que disimuló muy bien pues nunca se quejó pero era urgente su hospitalización…Mi pobre viejo…una cirugía más.

    Mi madre se quedó en la sala mientras yo me iba  casa a prepararme para pasar la noche con ella.

      Christian estaba dormido lo supe al entrar a la recamara por unas mudas de ropa. Salí rápidamente porque tenía miedo de mis deseos, de lanzarme a sus brazos buscando consuelo no, para que              engañarme, buscando el deseo, ése que quemaba mi alma.

   Al día siguiente mi padre fue operado y ahí estábamos mi madre y yo esperando para entrar a verlo.

Sus ojos se veían tan tristes y cansados pero al ver a mi madre brillaban llenos de amor…como amaba a mi madre.

 -vieja, todavía no me toca, aquí estoy. Hija…                     
-papito, eres muy fuerte papá…te ves muy bien
-Y tu hija, cómo estás te veo cansada-Un respiro de alerta me invadió aunque mi madre sin saberlo me salvaba al contestar
-Ha estado conmigo desde anoche, no ha dormido bien
-Mi hija ven…
-si papá                                                                                                       
-ven mi Socorrito, que atinado tu nombre….   ¿Y Christian? hija
-En casa papá
-Le doy gracias  adiós que lo tienes, ya puedo irme  de este mundo feliz sabiendo que tú lo eres y pensar que desconfiaba tanto de él, pero ha sido un buen hombre y te ama.

          Horas más tarde al subir al auto no pude más y empecé a llorar, me sentí impotente, fracasada, me  torturaba pensar que mi padre supiera lo que estaba viviendo así que emprendí camino, ya había tomado una decisión.

     Christian estaba en la sala, me paré frente a él con mis brazos sobre mi pecho.

-Mira, así las cosas, mi padre esta delicado, mi madre y yo no le comentamos nada pero su estado según los médicos es delicado…..Por lo cual no pienso darle la más mínima aflicción…él me cree feliz y así será para él…seguiremos juntos pero separados.

-Lo que tú digas mi vida
-Pues todo eso te digo y algo más a  partir de hoy dormiré en el estudio y diciéndole eso me di la media vuelta.
      A partir de esa noche empecé a dormir en el estudio, tomaba la biblia y leía tanto como podía para que mi alma no se llenara de amargura...

Le pedí a Dios pusiera un trozo de nieve sobre el corazón para que esa soledad que había tomado por decisión  propia congelara mis lágrimas…Y él como siempre me escuchó y así sucedió.




¡Oh, soledad de mi vida…!!!

Posesiva más de lo que quisiera
reina absoluta del “hubiera”
bella ninfa que cuida de mis recuerdos
y lo que el corazón, aún guarda de  sueños.




Autora: María del Socorro Duarte 







8 comentarios:

  1. Esa soledad es muy triste, la más absoluta y posible porque se está en compañía o en aparente compañía.

    Pero no siquiera es la de cierta fraternidad que puede haber después de muchos años sino la convenida, donde se sacrifica en aras de un bien mayor, en este caso a la salud del padre.

    Un relato muy conmovedor.

    Saludos María.

    ResponderEliminar
  2. HOLA GONZALO,DEJA TE DOY UN GRAN ABRAZO,FELIZ DE TU VISITA...!!! Así es,mi padre se fue al cielo,tranquilo y creyéndome feliz,eso fue lo verdaderamente importante,el amor ...mmmm,el amor siempre llega...en diferentes formas,pero siempre llega,gracias querido por estar y darle vida a mis presentimientos con tu firma,bendiciones...!!! ♥

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja gracias por ese abrazo María y es cierto, el amor siempre llega. Afortunadamente no se agota.

    Igualmente bendiciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJAJA...Si,por fortuna así es :) Porque no nos tomamos un café ya que estás de vuelta por aqui,dos de azucar? :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Mari, encantada de visitarte nuevamente, la ambigüedad de sentimientos cuando se sacrifica algo por el amor familiar, conmovedor realmente, abrazos

    ResponderEliminar
  6. Si,hermosa,hay tantas cosas que se sacrifican por amor...quizás hice bien,quizás hice mal "no lo se",pero no me arrepiento,acompañé a mi padre hasta sus últimos días ,al albor de su morada final...GRACIAS POR LLEGAR HERMOSAAAAA ALEJANDRA...!!! Una vez más encantada de recibirte mi preciosa amiga :) ♥

    ResponderEliminar
  7. hola mari,por aqui estoy de vicita,leyendo tu relato muy triste y conmovedor,perdiendo un amor y alimentando uno más grande,la poecia hermosa y melancolica,como siempre te felicito un abrazo a la distancia....

    ResponderEliminar
  8. HOLA JORGE...!!! Que gusto tu visita,gracias por tu visita ytus palabras,un gran gran abrazo ...!!!

    ResponderEliminar