viernes, 15 de febrero de 2019

ūüíĖLos presentimientos de mi padre - Ella...Y yo

       




       En ese tiempo mis padres estaban felices, ten√≠an una hija que no s√≥lo  llevaba su carrera como maestra educadora con √©xito, sino que adem√°s se realizar√≠a como cantante, si, en serio, se les ve√≠a felices. Fueron tiempos muy bellos, de nuevos comienzos.  

          Esa ma√Īana √≠bamos en mi auto, mi padre me hab√≠a pedido que lo llevara a un asunto, no me dijo cual, pero de s√ļbito me pidi√≥ que parara el auto, me ten√≠a que decir algo, algo importante.


-Hija, necesito que hablemos.
-Dime pap√°.
-Hace muchos a√Īos, mucho antes de conocer a tu madre, tuve una relaci√≥n con una mujer, ahora al parecer ser  tengo una hija-Solt√≥ su √ļltima palabra entre risa y nerviosismo.
-Oh, pap√°…es…no s√© qu√© decir.
-Seguro est√°s decepcionada de mi.
-No, nunca pap√°-No pod√≠a ver el rostro de mi padre, aparentemente ve√≠a hacia afuera de la ventanilla del auto, est√°bamos frente a un parque, varios ni√Īos jugaban y supuse que su mirada estaba en ellos, quiz√°s su mirada s√≠, pero su pensamiento no.
-Me han dicho donde vive, quiero ir a conocerla, ¿Me llevar√≠as?
-Claro que si pap√°… ¿Ahora mismo?
-Si hija, ahora mismo.



      Mientras conduc√≠a rumbo al domicilio que me diera mi padre muchos pensamientos llegaban a mi mente.



     Una hija… ¿C√≥mo ser√≠a?  Honestamente tuve celos, zozobra, inseguridad. Seguro tendr√≠an muchas cosas que hablar y mi padre, ¿La querr√≠a m√°s que a m√≠? Finalmente aunque no se hubieran conocido ella si era su hija de sangre, r√°pidamente esa nube gris de  nostalgia, inseguridad  y  tristeza  se pos√≥ sobre de m√≠ y sent√≠… una silenciosa tristeza, trataba de contestar la conversaci√≥n de mi padre pero sent√≠a que en cualquier momento echar√≠a a llorar, me desplac√© r√°pidamente as√≠ que pronto llegamos a nuestro destino.



   Aunque √©l me invit√≥ a que lo acompa√Īara decid√≠ quedarme en el auto y fing√≠ revisar mi portafolio porque no pod√≠a ni siquiera sostenerle la mirada. Mi padre a√ļn con todo y  su bast√≥n lleg√≥ r√°pidamente a lo que era una cuarter√≠a, tan pronto vi que entr√≥ respir√© hondo.



      Me sent√≠a tan culpable por no compartir con √©l la alegr√≠a y emoci√≥n por conocer a su hija. Sin embargo, nada de lo que cre√≠  que suceder√≠a ocurri√≥, los gritos de una mujer me trajeron al presente.



-L√°rguese de aqu√≠, no quiero verlo nunca... ¿Me escucha? ¡Nunca…!!



     Pap√° se acercaba hacia m√≠, muy despacio, el sombrero ocultaba su pena pero su cuerpo, el caminar cansado, denotaban su derrota, entonces me dej√© ir hacia la puerta de la cuarter√≠a donde hab√≠a entrado la mujer y mandando a volar toda mi esmerada educaci√≥n le grit√©:



-¿Qu√© te pasa?  ¿Por qu√© le gritas as√≠?-Pero la mujer hab√≠a dado el portazo ignor√°ndome-¡Sal de ah√≠ para ense√Īarte como se trata a un padre…!!!

    

     Entonces la mujer se volvi√≥, ambas nos miramos fijamente.

Al mismo que tiempo mi padre se volteó hacia mi y con su voz entrecortada me suplicó:

-No hija, no…Ll√©vame de aqu√≠, vay√°monos…-Con su mano temblorosa se aferraba a la m√≠a. 



    Me retir√© con mi padre, lo conduje hasta el asiento y me doli√≥ el alma escuchar un gran suspiro al arrancar el auto.    No le dije nada, era demasiado su dolor y tem√≠a tambi√©n por su salud, ya algo afectada de unos a√Īos atr√°s.


     Unas calles antes de llegar a casa detuve el auto y √©l habl√≥

-Su madre le ha mentido hija, tiene mucho rencor hacia m√≠, pero yo no sab√≠a de su existencia…tu sabes hija que de haberlo sabido la habr√≠a reconocido.

-LO SE pap√°

-Su madre la envenen√≥ en mi contra, con todo lo que le dijo no me extra√Īa que me odie.

-Dale tiempo pap√° y perd√≥name, por gritarle, me encend√≠ de coraje, jam√°s permitir√© que nadie te falte al respeto pap√°, cuando la vida termine de golpearla recordar√° todo esto y sabr√° lo que ha perdido. Porque eres un padre maravilloso…tanto, que tuve celos de perderte.



      Entonces mi padre, con sus ojos llorosos y su voz entrecortada me habl√≥:



-No…no, eso nunca suceder√°…Eres MI HIJA, me has dado tanta felicidad, siempre estar√© a tu lado y aun cuando Dios me llame a su reino… de todas formas, estar√© contigo.


     Entonces, baj√© del auto, abr√≠ su puerta y llena de emoci√≥n y un dulce dolor me abrac√© a √©l.

-Pap√°…
-Hija, mi hija…m√≠a


     Minutos despu√©s, lleg√°bamos a casa, sin la nube gris, mi alma radiante y esperanzada.


-Me preocupa tu madre-Me dijo- tengo que decirle, se molestar√°.

-Seguro que si-Yo re√≠a-Suceder√° eso y te har√° cientos de preguntas-el rostro de mi padre estaba consternado-Pero pap√°, lo que no fue en nuestro a√Īo, no es en nuestro da√Īo. Eso sucedi√≥ mucho antes de que mam√° y t√ļ se encontraran, a√ļn no sab√≠as que conocer√≠as a una mujer con una peque√Īita de cinco a√Īos y que te enamorar√≠as perdidamente de ellas.   Adem√°s al final de todo lo que pueda decirte mi madre, cuando le cuentes como nos corrieron al igual que yo le dar√° gusto saber que no tendr√° que compartirte con nadie.



                         Entonces mi padre se solt√≥ riendo. 

  
  





    Y es que no todos los hombres son verdugos o tiranos,tambi√©n hay hombres,dulces,nobles,extraordinarios,que sufren, que lloran ante mal√©ficas tiranas que usan el amor de sus hijos como la m√°s certera de sus armas. Mas lo que no entendemos por soberbia,la vida misma se encarga de ense√Īarlo, a golpes de piedra.
                          










     A√Īos despu√©s Fanny busc√≥ a pap√°, casi en el ocaso de su vida y llor√≥ lagrimas de sangre ante su partida, tengo un recuerdo de ella ese d√≠a, recuerdo su llanto, inclinada sobre el f√©retro gritando "Perd√≥name pap√°, perd√≥name" demasiado tarde, √©l... ya no la escuchar√≠a.   




10 comentarios:

  1. Relato duro y hermoso sobre todo al final. Por desgracia ahora son muchos los que usan a sus hijos como lanza de ataque contra sus ex parejas sin darse cuenta del da√Īo que hacen a sus seres queridos y a otros. Como siempre un placer el pasar por aqu√≠, cada d√≠a conocemos un poco m√°s de ti. Solo conociendo a la persona puedes entenderla y quererla, besitos desde Bilbao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querido Manu, efectivamente, cada vez es m√°s com√ļn que las mujeres o los hombres usen a los hijos como lanza de ataque a√ļn sabiendo el da√Īo que est√°n causando a sus hijos...Gracias por llegar fielmente a nuestra cita y adem√°s de ello compartir mi blog en tus espacios....Besitos desde mi desierto y abrazo gigante...!!!

      Eliminar
  2. Lo mejor de toda la historia María es que nunca prejuzgaste a tu padre por una historia que pertenecía a su pasado y al más estricto ámbito personal de su vida. Y es que lo más bonito entre el amor de un padre hacía su hija, o el de una madre, es que ese lazo prevalece y se tiende a comprender y a no juzgar el papel de cada uno en su pasado. Quizás sea un amor más puro y desinteresado que el amor romántico. Me gusta también la cita literaria que has incluido al final del texto, muy acertada.
    Besos y como siempre un placer pasar por tus martes de Presentimientos y sentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querido Miguel, no, nunca prejuzgué a mi padre, fue un hombre muy noble pero al fin de cuentas un ser humano, tocas un punto muy importante, con respedto al amor Padre - Hija *Quizás sea un amor más puro y desinteresado que el amor romántico.* Pienso lo mismo, la cita, es curioso, cuando terminé la entrada viniste a mi mente, de alguna manera tuve el "Presentimiento" de que te gustaría...Gracias por la fidelidad de mi blog y compartir mis letras en tus espacios, te mando besitos y un abrazo gigante...!!!

      Eliminar
  3. Querida María, una historia que da las claves del amor que sentía tu padre por ti, te hizo cómplice de sus desvelos e inquietudes y te pidió ayuda, eso demuestra lo importante que eras para él.
    Pero tambi√©n nos cuentas la injusticia que muchos cometen cuando llenar de odio los corazones de los ni√Īos y los utilizan para hacer da√Īo. El ser humano no tiene g√©nero para la bondad, para el amor, para la generosidad,... no por ser hombre se es tirano, ego√≠sta y maltratador, tienes mucha raz√≥n.
    Un placer leerte amiga y estar presente en tus Presentimientos.
    Miles de besos linda María y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida Xus, ciertamente mi padre fue mi c√≥mplice y yo la de √©l...Si, fui importante en su vida y eso me llena de fuerza y entereza, por otro lado, coincido contigo, la tiran√≠a no es exclusiva del hombre, ahora sabemos que tambi√©n hay mujeres mal√©ficas, la injusticia y el ego√≠smo no distinguen sexo, est√° inmerso en el ser humano, pero a√ļn hay mucho amor en el mundo, es el motor que lo mantiene girando en su eje, gracias por llegar y compartir mi blog en tus espacios, un placer recibirte amiga bellaaaaaaa....Besitos y un abrazo gigante...!!!

      Eliminar
  4. Se dan situaciones así en el mundo. Padres que lo són y no lo saben y padres que saben que tienen hijos y no les dejan acercarse. Si a un hombre se le niega esa parte de su vida y no lo sabe, él no es culpable de ese echo porque su pareja en su día no se lo dijo. Pero un acto de amor siempre es reconocible a pesar de que se haya roto la pareja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hermosa, qué alegría recibirte en mi blog, es cierto, este tipo de situaciones siguen dándose, lo más bello de tu comentario es lo que dices sobre que:
      *Un acto de amor siempre es reconocible a pesar de que se haya roto la pareja." Es algo muy cierto y muy profundo.
      Gracias por llegar amiga, besitos y un abrazo gigante....!!!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Hola hermosa, bienvenida a mi blog, besos y un abrazo gigante...!!!

      Eliminar