Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 25 de noviembre de 2014

💖NUEVAS FRONTERAS

      Desde que papá llegó a nuestras vidas  y se casó con mi madre tomó las riendas de mi preparación no sólo para la vida sino de mi educación, de modo que a los 19 años ya estaba ejerciendo como Educadora, fundando un Jardín de Niños donde incluso algunos padres de familia dudaban que fuera maestra, que al visitarlos, me veían con incredulidad y sin escucharme  me daban el portazo. Fue duro. Tú ya lo sabes mi vida no ha sido sencilla en ningún sentido.

    Cuando egresé como Normalista veía mi futuro trabajo sobre una pavorosa nube rosa, pero al empezar la fundación de mi primer Jardín, en una colonía perdida entre casas de cartón, ahí, ahí no está Piaget para tenderte la mano, tampoco Froebel quien te llamó jardinera para que te diga como “sembrar” en esa tierra, sólo eres tú, con 80 niños de 3 a 5 años con su mirada fija en ti o tan asustados como tú. Niños  que sus padres te han dejado esperando que aprendan y sean educados.      Mas la vida es sorpresiva y muchas veces no recibes el apoyo de quien esperas, porque no todos los ángeles son de rubia melena, siempre lo he dicho también los hay de vestimenta humilde y castaña melena, y si lo pienso es porque en medio de ese ambiente adverso, en esa colonia, fue la gente humilde, los más desprotegidos, los más señalados quienes ayudaron, aquéllos  que para otros eran lo peor del barrio  fueron mi fuerza, mí apoyo e incondicionales aliados, gracias a ellos y a mi padre ése Jardín de Niños fue levantado.

     Mi padre….Mi padre  supo llevar muy bien mis estudios y yo supe muy bien aprovecharlos. Debido a ello en poco tiempo  podré jubilarme y despedirme de las aulas.


        La otra mañana caminaba un tanto nostálgica por la explanada, pensando en mil cosas y a la vez sin querer pensar en nada, era la hora del recreo cuando escuché un silbido…Al girar a mi alrededor pude ver a mi pequeño Christian por fuera del cerco del Plantel, su nombre en un principio  me recordaba un amor tirano pero su sonrisa  levantaba mis ánimos. Había crecido, me acerqué

-¡Maestra…!!!
-Christian, ¡hola…!!!
-Vine a verte, hoy no tuve clases
-Que bien amor ¿Cómo vas en la escuela?
-Mmmm…bien y ¿Que grupo tienes maestra?
-Segundo grado

-¿Los más chicos? - Su pregunta cargada de admiración me hizo reír, se sorprendía como si él fuera tan grande con apenas sus 7 años y me regaló esa risa, ésa que  hacía pulsar mi corazón y los dos nos reíamos, sólo el cerco nos separaba y tomaba de mis manos con la dulzura de un príncipe, el timbre que finaliza el recreo sonó y él se despidió
-Nos vemos maestra
-Nos vemos Christian, gracias por venir a verme
-Volveré- me dijo acomodándose su cachucha  de “Spiderman” mientras me regalaba su brillante sonrisa.
       Entré al salón llena de alegría,  mientras los niños  se reían  correspondiendo a mi inesperada sonrisa, la de una campesina  que está a punto de dejar el campo y ya no se pregunta si habrá buena cosecha, sólo seguirá de frente, maleta en mano, hacia nuevas fronteras, con la certeza de que  dio lo mejor de su jornada, abonando y regando de sus tierras. Con la certeza de  nunca haber desistido pese a lluvías,temporales y granizos.

 EDUCADORA

Soy Educadora
trabajo con Dios educando sus ángeles
entre cuentos ,juguetes y crayolas,
tolerante ante quienes me llaman cuidadora
y sonriente ante las muchas tempestades.

Soy Educadora
de mi mano han pasado tantos sueños
como copos de nieve en el invierno
de pureza traviesa y elocuencia
porque no hay imposibles en mi reino.

Soy Educadora
compartiendo los sueños de conquista
cultivando saberes y esperanzas
y en mis ojos las más bellas sonrisas.

Si,soy Educadora
un mandil atesora mis secretos,
un jardín con sus risas mis anhelos.

Autora: María del Socorro Duarte Hernández.

Dedicado con Honores a mis amigas y compañeras en Facebook que en este Diciembre se jubilan y dejan sus aulas,mi cariño admiración y respeto para  todas ellas,humildemente les ofrezco mis letras.






martes, 18 de noviembre de 2014

💖FELICIDAD

En estos días  he recordado mucho mi  niñez
Mi primer infancia en el rancho de la abuela fue bastante dura para una niña de apenas cuatro años…Había semanas que tenia que quedarme con ellos pues a mi madre tan sólo al verla conmigo en brazos le negaban el trabajo, también  fueron tiempos muy difíciles para ella.de modo que obligada por  las circunstancias cuando lograba conseguir un trabajo yo quedaba a cargo de la abuela.

     Mis tíos fueron muy duros conmigo. Para ellos  el que mi madre hubiese sido abandonada embarazada era el más grande  de los pecados. En aquellos días mis peores horas eran las de la cena. Mi tío Gerardo me hacía sentar  junto a él sobre un enorme cojín pues era muy pequeñita y no alcanzaba la mesa, y ay  de mi si  tiraba la comida o derramaba alguna gota de agua.
     Hacía que la abuela me sirviera una gran taza de café bien caliente para que aprendiera como “debía” de  tomarse un café  sin quemarme y  ay de mi si me quejaba, mas mi tía Conchita siempre estaba al pendiente, recuerdo en una ocasión en que tiré el café y de inmediato mi tía corrió a abrazarme y alisando mis trenzas al frente, viéndome con sus grandes ojos castaños, me bajó a prisa mientras limpiaba la mesa reprendiéndome.
-Mira nomas Coyito ( diminutivo que le daban al nombre de Socorrito mi segundo nombre) ¡Hay que ser más cuidadosa niña..!!!

     Mas  lo hacia tan dulcemente que ahora que lo pienso creo que era  para evitar el regaño de mi tío que incluía varios cintarazos. Varias ocasiones me salvó de su grueso cinto. De niña siempre creí que no me querían y en mi soledad de solo cuatro años me preguntaba PORQUÉ…Soñaba con que una mañana aparecería mi padre para rescatarme  y muchas noches mientras me creían dormida unía mis manos  y en silencio hacía  una oración a Dios para que papá llegara, pero no, mi padre nunca apareció…. Pero a mis cinco años Dios me  mandó un hombre maravilloso y de ahí todo cambió. Él se casó con mamá y ya no permitió que nadie que no fuera mi madre me tocara o reprendiera.

   Quisiera decirte que al paso de los años mis tíos cambiaron su trato conmigo, pero  no, esta no es una película americana, no fue así, siempre me vieron como si no fuese parte de la familia y no los juzgo, sólo ellos sabían sus motivos, creo a su modo  trataban de educarme. No lo se.
   
      Lo que ahora si se es que muchas veces como adultos damos por  sentado que los niños comprenden  que cuanto hacemos es por su bien pero no siempre es así. Hay tantos  sentimientos con lo que nos quedamos dentro. Es por eso necesario que Al termino del día el niño, haya pasado lo que haya pasado debe tener la seguridad de ser amado, debe recibir su caricia y beso de buenas noches, debe recibir amor. No debemos dejar que vayan a la cama tristes o inseguros. No tenemos derecho a eso.

         Por acá se dice  que cuando nacen dos niños “cuates” (que vienen siendo como gemelos pero no tan parecidos y pueden a diferencia de los  gemelos ser de diferentes  sexo) Se cree que uno de ellos representa el BIEN y el otro el MAL y que el “cuate malo” tiene el poder de hacer daño. Es algo que etiqueta a los pequeños y les decreta de alguna manera su futuro.
        En una ocasión en que hablaba con una madre de familia de su niño, le comentaba que necesitaba su apoyo pues el pequeño no prestaba atención, recalcándole que no lo castigara, que lo motivara de alguna manera y yo haría  lo mismo en el aula, recuerdo que la señora me  contestó:
-Y como no va a hacer tremendo, si lo trae en la sangre, su padre es cuate y es el MALO
      Para mi lo triste no fue su respuesta, sino el hecho de que el niño escuchó cuando lo decía. Mi trabajo no es sencillo, porque es difícil en cuatro horas de enseñanza combatir con muchos problemas de casa. Se me hace un nudo en la garganta ver llegar niños cargados de tristeza en su mirada, pequeñas desaliñadas de la mano de madres meticulosamente arregladas. No, no es fácil pero se combate con dosis de amor y enseñanza cada mañana, aunque pocos valoren la jornada. Más en la actualidad en que la docencia es duramente atacada y criticada.
 
          Mas como mi padre decía cuando éramos atacados por nuestros ideales NO PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO, PERO SI “NUESTRO”  MUNDO y se que él no me formó para quedarme callada sino para difundir nuestros ideales sobre los niños, los desprotegidos  y un mundo mejor, se que un día marcharé, todos lo haremos pero nuestros ideales, ésos  son inmortales y deben ir más allá de los convencionalismos, los egoísmos, las riñas de casa, los ideales deben ir incluso más allá de nosotros mismos.
        Tengo la  certeza de los niños  son ángeles que deberán en algún momento de guiar nuestra humanidad, luchemos pues por darles los valores que cimienten su  felicidad que fortalezca sus alas. Para que en ese camino, si lo necesita, pueda volar.Este blog no es sólo sobre ése amor que catapulta tu ser de pasión o amores no correspondidos o sobre ELLOS y ELLAS,no este blog también es sobre el amor más puro del mundo,el amor de un niño. Entre el actuar bien o mal   se debate nuestro destino pero podemos hacerlo, créemelo si te lo digo. Se puede  luchar por nuestra felicidad, desandar el camino. Yo… yo, estoy contigo.


FELICIDAD

Felicidad es contemplar la vida
amando de los niños su inocencia,
es sentir que hasta el aire que respiras
te contagia de dicha con su esencia.

Es creer que los juegos del destino
abrillantan momentos pasajeros
y los ríos, las flores, los caminos
son tu causa, la cuna del empeño.

Felicidad es amar divinamente
en silencio y aún después de la traición
es entrega total en un instante
contemplar en tu palma un corazón.

Es sentirte poeta y sembrador
sin buscar encontrar lo que has sembrado,
es sentir la presencia del Señor
cuando te hayas errante y derrotado.

Es tener la ilusión, la valentía
de enfrentar nuevos retos por vencer
la esperanza de ver llegar el día
en que puedan tu sueños florecer.

Felicidad es vivir con la certeza
de que somos del  mundo la gloriosa
esencia, indescifrable, de  la rosa.

Autora: María del Socorro Duarte Hernández.